Si tengo suerte y coincidimos bajo la lluvia 
comparto mi paraguas con tus labios.



No me hables de paisajes si no te has colado en su cabeza.
No me hables de poesía si no has leído sus caderas.
No me hables de tormentas si no has llovido en sus ojos.
No me hables de alturas si no has escalado por su columna.
No me hables de calor si no ha paseado su respiración por tu cuello.
No me hables de velocidad si no la has visto desvestirse.
No me hables de buen gusto si no has contemplado su cuerpo.
No me hables de inspiración si no has rimado tus labios con cada parte su cuerpo.
No me hables de ganas si no ha bailado en tu cabeza.
No me hables de música si no has escuchado sus bostezos.
No me hables de magia si no te ha arañado el alma.
No me hables de religiones si no la has sentido despertar a tu lado.
No me hables de mí si no la conoces a ella. 

1 comentario:

  1. Muchas veces me encuentro en lo que escribes.

    ResponderEliminar

.