Qué bien te huelen los sueños, ¿dónde los has comprado?


Trato de comprenderlo, pero soy incapaz. Dice el hombre del tiempo que cada día ascienden las temperaturas un poco más y, sin embargo, yo cada milésima de segundo que pasa noto más frío mi corazón. No me preguntes un porqué. Trato de negarme a pensar que continúas siendo la causa material de mi delirio, la inquietud de mis noches en vela, el protagonista de mis intentos de historias que se acaban convirtiendo en cuentos chinos para no dormir y el culpable de mi juicio interior acusado de no dejarte querer como lo hacías ayer. Te escribí que ya habíamos tenido suficiente, que ya bastaba, que la película se estaba alargando demasiado, el público se comenzaba a cansar y como espectador VIP teníamos a mi corazón, ¿lo leíste? Pues aquí estoy una vez más, ahora publicando que mis ojos jamás han brillado por ninguno de ellos como brillaron por ti. Trato de intentarlo, créeme, pero no es tan fácil, no puedo sacarte de mi cabeza y mira que fue sencillo dejarte entrar en ella.

1 comentario:

  1. Hola (: me encanta tu blog,, tus entradas son geniales ! TE SIGO (: Espero verte por el mio,, http://solotunohaymas.blogspot.com.es/
    Besoos <3

    ResponderEliminar

.