Maquillar una ausencia nunca fue mi fuerte.


Vapor de agua, estado gaseoso, sin color, sin olor, sin forma definida, imposible de coger con las manos y fácil de sentir. Se consigue con calor, como el que hace en verano y sale del agua en estado líquido, como la de la playa. No me puedes ver, no me puedes oler, no me puedes coger pero sí me puedes sentir. Cuando llueve soy yo, acariciándote. No cojas paraguas, déjame caer sobre tu cabeza, hace demasiado tiempo que no juego con tu pelo, rodar, déjame rodar por tu cara hasta conseguir deslizarme por tus labios. Siénteme. Envío agua en forma de lluvia desde aquí, hasta allí, para ti, solo para ti. Cuando llueva deja que el agua te cale hasta los huesos, que soy yo, es mi recuerdo atacando con fiereza tus entrañas, no quiero que me olvides, deja que la lluvia te quiera un ratito más, deja que me quede un rato más aquí, como dice la canción, solo hasta que pase la tormenta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

.